10 años de lujo inigualable en hotelería

A una década de su aparición, celebramos como un vip guest todos los rincones que hacen único al Palacio Duhau.

El Palacio Duhau es una de las joyas de Recoleta. Fue construido en 1934 por el arquitecto francés Leon Dourge, a pedido del ingeniero civil Luis Duhau. Esta inspirado en el Castillo de Marais, ubicado en la región de Ille-de-France, y es un importante símbolo de la belle époque porteña.

En el año 2006, luego de varios meses de restauración, se convirtió en el Palacio Duhau – Park Hyatt Buenos Aires, con el imponente Palacio y su entrada sobre la Avenida Alvear, y un edificio contemporáneo que se construyó especialmente, con entrada sobre la calle Posadas. Los amplios jardines que ocupan más de 4,400 metros cuadrados y una galería de arte unen estas dos construcciones.

Hoy, 12 de julio, festeja una década como uno de los hoteles más destacados del mundo, con la especial convivencia de dos épocas distintas, de lo histórico y lo contemporáneo, la tradición y la vanguardia, bajo el mismo aire de elegancia, sofisticación y lujo, por sobre todas las cosas.

Los rincones del hotel

Ubicado en la planta baja del Palacio se encuentra el restaurante principal del hotel. Los huéspedes y clientes ingresan a través de la Vinoteca, un espacio reservado para degustaciones, que ofrece una extensa selección de vinos argentinos e internacionales. Tienen más de 5.000 botellas exhibidas, y acompaña a la vinoteca un Cheese Room, con los mejores quesos artesanales argentinos, seleccionados por la Maitre Fromager. Los quesos pueden degustarse acompañados por una copa de vino o un cocktail preparado por el sommelier, y por una selección de frutos secos, panes con mermeladas caseras, jamón Ibérico de bellota “Pata negra” y jamón nacional curado 14 meses especialmente para el hotel. También se puede reservar una terraza privada para una degustación para 8 personas.



Este mes de julio los clientes podrán disfrutar de una etiqueta diseñada especialmente junto a Bodega Familia Zuccardi para el aniversario del hotel. Se trata de una edición especial de Zeta, un blend único del 2011.

El restaurante Duhau ofrece cocina argentina sofisticada con énfasis en productos locales frescos de estación. Rinde homenaje a las clásicas y tradicionales recetas argentinas con preparaciones al grill. Su atmósfera, íntima y cálida, recrea el ambiente de los sótanos antiguos del Palacio: techos abovedados, pisos de mármol travertino, paredes de piedra París, lámparas de cristal de murano y grandes ventanales con vistas al jardín.

Conectando el Palacio con el edificio moderno de la calle Posadas se encuentra una galería de arte llamadaPaseo de las Artes Duhau”. Fue creada para generar un espacio cultural dinámico en el que se presentan exposiciones temporarias. Se exhibieron las obras de renombrados artistas contemporáneos latinoamericanos como Xul Solar, Luis Felipe Noé, Antonio Seguí, Luis Altieri, Juan Andrés Videla y Antonio Berni.


Ubicado a medio nivel sobre el lobby de la calle Posadas se encuentra el restaurante Gioia. Una opción más casual donde se ofrece cocina moderna italiana. Gioia tiene una espectacular vista al Palacio, y se puede pedir una mesa en la terraza, para disfrutar de la magia de esos jardines, con sus icónicas rosas, traídas especialmente desde Francia. Los domingos el restaurante ofrece su tradicional brunch al aire libre. ¡Imperdible!


Los Salones del Piano Nobile se encuentran ubicados en el ala este del Palacio. Allí se sirve el tradicional servicio de té, un especial y único 5 o´ clock tea, con la pastelería creativa de Damián Betular.  Estos impresionantes salones mantienen una decoración de la época, los pisos de roble y la boiserie original.


Luego llegamos al famoso bar de puros, el Oak Bar. Privado, elegante y confortable, es el lugar ideal para una reunión íntima, o para tomar unas copas. Los paneles que recubren el Oak Bar fueron tallados en el 1600, en roble europeo. Originalmente formaron parte de la decoración de un chateau en Normandía, Francia. Poseen una gran variedad de diseños tallados, con imágenes medievales, como San Jorge y el dragón o las imágenes de animales con instrumentos musicales. Allí se encuentra la antigua caja fuerte del Palacio, que fue restaurada para salvaguardar una selección de las mejores bebidas.


El Oak Bar sirve una amplia variedad de bebidas, con y sin alcohol. Se ofrece el menú de maltas más extenso de Buenos Aires, los mejores whiskies escoceses, cognacs, cocktails y martinis.

Por último, llegamos a La Florearía. Se trata de una moderna boutique dónde se realizan los arreglos florales de todas las áreas públicas y privadas del hotel, a la vista de los clientes. Está ubicada a metros del “Paseo de las Artes Duhau” y ofrece, además, el servicio de venta y envío de flores para particulares. Podes encargar y llevarte el mismo arreglo floral que preparan para La Suite Duhau: la habitación más lujosa del hotel, de 160 m2, ubicada en el piso más alto del Palacio.

 

SHARE

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Google+

RELATED POSTS

COMENTARIOS

No hay comentarios.