Obras que transportan

Ignacio de Lucca, artista argentino, visita Misiones con sus óleos y acuarelas y nos introduce en un mundo de suelos rojos y de espesas selvas.

Cuando los artistas narran una historia y crean un escenario es fácil perderse en él y sentir que viajamos. Ignacio de Lucca nos invita a recorrer Misiones, su provincia natal, con sus pinturas.

Este artista trabaja en enormes formatos, donde los colores intensos toman protagonismo, y cuentan historias de un paisaje salvaje y de flora y fauna viva, que se superpone y se entrecruza. Pinta al óleo y a la acuarela, y retrata tucanes, coatíes y monos carayás, junto con vegetación selvática y rojos caminos de tierra.

Ignacio nació en 1960 en Apóstoles, un pequeño pueblo misionero que se encuentra el sur del territorio de selvas. Se mudó a Buenos Aires a estudiar arquitectura. Al mismo tiempo pintaba y dibujaba, y participaba de muestras. Terminó la facultad en 1988 y volvió a vivir en su adorada misiones hasta el año 2001. Luego de viajar por el mundo y de vivir en ciudades como Nueva York y Paris, se instaló en Buenos Aires, donde actualmente vive y trabaja.  

 

P - Su obra es reconocida por la fuerte inspiración en el Noreste Argentino. ¿Qué recursos encuentra en la naturaleza y plasma es sus obras? ¿Qué es lo que quiere mostrar o comunicar del norte de nuestro país?

 

R - La naturaleza y el contexto de donde soy de origen son fuente constante de inspiración en mi obra. Flora y fauna son el repertorio y modelo de formas para comenzar la construcción de las imágenes . El proceso de las pinturas va más allá de estos relatos y se complejiza en abstracciones que hacen referencia a la historia de la pintura en general.

 

P - El óleo y las acuarelas lo definen como artista, ¿qué encuentra en estas técnicas para desarrollar su obra? ¿Por qué las elige?

 

R - La acuarela sobre papel es el procedimiento que encontré más adecuado para trasmitir la fluidez e inmediatez de esa impresión directa de la naturaleza, sus relaciones y sus tramas. Me permite crear capas que se superponen y expresan la complejidad de lo selvático. También trabajo con óleos sobre tela en su estado mas fluido y transparente , y el repertorio de manchas y gestos espontáneos del pincel imitan el proceso mismo del desarrollo biomorfico.

 

P - Su camino se fue haciendo alrededor del mundo. Vivió en misiones, en Buenos Aires, luego en Nueva York, Viena y muchas otras ciudades más.  ¿Cómo se siente viajar y ser reconocido por su obra? ¿Qué es lo que lo ha enriquecido como artista al vivir en estas ciudades?

 

R - La experiencia de vivir en New York por 4 años me permitió poner en diálogo mi obra con la producción del arte contemporáneo en esa ciudad que es uno de los centros más complejos y ricos. Me permitió absorber e impregnarme de la intensidad y de la calidad del circuito del arte, estudiar y recorrer con detenimiento las obras de los grandes maestros de la pintura en museos y galerías.

Circular y exponer en el circuito internacional es un desafío y un estímulo donde la obra pasa las pruebas de la mirada de otros contextos y culturas .

SHARE

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Google+

RELATED POSTS

COMENTARIOS

No hay comentarios.